dijous, 9 de febrer de 2017

Participació de la Maria Espín al concurs bíblic


No importa si creus o no creus en Déu, sé que quan tinguis problemes, no importa quins, pensaràs en si ha algú en algun lloc, que et pugui observar i penses si et podrà ajudar, i no només parlo de fa 100 o 200 anys, parlo d’ara, d'abans, i de desprès.

Mt 21,18-22:
De bon matí, tornant de la ciutat, Jesús va tenir gana. Veié vora el camí una figuera i s’hi va acostar, però no va trobar-hi res més que fulles. Llavors digué a la figuera:
-Que mai més no surti un fruit de tu!
I a l’instant la figuera es va assecar. En veure-ho els deixebles, estupefactes, li preguntaren:
-Com és que la figuera s’ha assecat en un instant?
Jesús respongué:
-En veritat us ho dic: si teniu fe i no dubteu, no solament fareu aixó que jo he fet amb la figuera, sinó que fins si dieu a aquesta muntanya:-Alçat i tira’t al mar, es realitzarà, tot allò que demanareu en la pregaria amb fe, ho rebreu.

Jo això ho he interpretat d’una altra manera, m’he imaginat la gana com un sentiment, un sentiment que tots sentim en algun moment, un sentiment de tristesa, de foscor i la figuera és el que dóna fruit a aquest sentiment. Amb la fe, amb el fet de demanar ajuda a Déu, t'ajudarà a apagar la font dels teus problemes. I com Jesús diu, tan fàcilment:-Si dieu aquesta muntanya:-Alça’t i tira’t al mar-, és el que faran els teus problemes, potser triga molt o potser triga poc, però amb fe pots sortir de qualsevol situació, perquè amb Déu, amb la seva ajuda potser pots aportar-ho tot, tot el que no t’agradi, perquè Déu vol que estiguis bé, que tothom estigui bé.

No només Déu ens pot ajudar a superar algun problema sinó en «concedir-nos» un desig, un desig que cuidaràs tota la teva vida com diu:

1r Llibre de Samuel,1,9-19:
En acabar l’apat a Siló; Anna és va dirigir al santuari del Senyor. Elí estava assegut en un tamboret a l’entrada del santuari. Ella plena d’amarguesa i plorant desconsoladament, pregà al senyor i li va fer una prometença.
-Senyor de l’univers, si et dignes mirar la meva aflicció i et recordes de la teva serventa, si no t’oblides de la teva serventa i em dones un fill, te l’oferiré, per tota la vida i, com a senyal, no li tallaran els cabells.
Mentre ella anava insistint en la seva pregària al Senyor, Elí es fixava en la seva boca. Anna parlava interiorment; movia els llavis, però no se li sentia la veu. Elí doncs, va pensar que anva beguda i li digué:
-En tens per a molt, d’estar aquí borratxa? Vés a dormir el vi que portés!
Anna va respondre:
-No, senyor meu. Sóc dona atribolada. No he begut vi ni cap altre beguda alchòlica. Tan sols obria el cor al senyor. No preguis la teva serventa per una qualsevol, M’expressava així perquè estic molt trista i abatuda
Elí li va dir:
-Ves-te’n en pau i que el Déu Israel et concedeixi allò que li has demanat.
Ella respongué:
-Senyor meu, que tingui sempre el teu favor!
Anna se’n va anar, va menjar i ja no semblava la mateixa d’abans.
L’endemà es va llevar da bon matí, van adorar a el senyor i se’n tornaven a casa seva, a Ramà. Quan Elcanà va unir-se a la seva dona, el senyor es recorda d’ella. Passats uns quants dies, Anna es va trobar que esperava un fill. Va donar a llum i posà al seu fill el nom de Samuel, tot dient-se« L ‘havia demanat al senyor».


Tornem a veure que tenint fe tot és possible, amb Déu tot és possible. Una cosa semblant li va passar a la meva mare: Ella es va quedar embarassada de mi , mai havia tingut un/a fill/a, tot anava bé al principi fins que van haver problemes, quan faltaven tres mesos per donar a llum, van haver complicacions. Es va quedar ingressada a l’hospital durant setmanes, sense poder-se moure, les infermeres li deien que hi havia molt poques possibilitats de que jo naixés viva. Va passar una o dues setmanes i els metges li van dir que començava a perillar la seva salut i la meva també. Tot i així la meva mare va seguir endavant, resava cada nit, fins que li va demanar al meu pare que la portés a Montserrat, quan van arribar la meva mare li explicar el que passava a la mare de Déu de Montserrat.

Va arribar el dia, dos mesos abans de temps. Tot i que vaig ser prematura i que em vaig passar setmanes a l’hospital, estic viva i amb bona salut i tal com la meva mare va prometre, em dic; Maria Montserrat.



Participació de la Maria García al concurs bíblic


dissabte, 4 de febrer de 2017

Per què la religió a les escoles

La religión en la escuela. Por qué los laicistas se equivocan (eldiario.es)


Parece que cuando no hay nada candente que tratar se vuelve al tema de la religión en la escuela. Mi estimado compañero Alfredo Aranda escribió el otro día sobre esto en este mismo diario. Yo mismo, y varias veces, he cometido el pecado de opinar sobre el asunto, por ejemplo aquí . No sé resistirme. Cada vez que veo cómo mis queridos amigos y colegas, tan de izquierdas (como yo), confraternizan rápidamente en el ataque a la enseñanza de la religión se me hincha la vena crítica. No puede ser que gente tan inteligente (y tan de izquierdas) esté tan rápidamente de acuerdo en algo – me digo – tan complejo y difícil de analizar. La cosa se agrava cuando escucho o leo sus argumentos y... me entran unas ganas irresistibles de abrazar la fe. ¡Y eso sí que no! Así que, qué remedio, tendré que repetirme. ¡Señor, dame fuerzas!

El primer argumento de Aranda es que Dios no existe, sino que es, tan solo, el fruto del adoctrinamiento religioso en connivencia con el Estado. Pero esto no es un argumento, sino solo la confesión de la particular fe ideológica del autor. Digo fe porque la razón no basta para demostrar la inexistencia de Dios ni, mucho menos, los fundamentos del materialismo que sustenta la hipótesis de Alfredo. Además, esto es poco o nada relevante. Aún en el caso (para nada claro) de que el deísmo fuese racionalmente falso (y fuera, más bien, algún tipo de teísmo), un creyente diría que su fe ni se valida ni se invalida con la razón (y menos aún, con una razón sostenida en los dogmas, no mucho menos religiosos, del materialismo o el historicismo),.

En segundo lugar, que la religión confesional sea una asignatura no nos retrotrae, como se dice, a los tiempos del nacional-catolicismo. Esto es pura demagogia. Durante el franquismo la religión católica era materia obligatoria y el control ideológico de la Iglesia era casi absoluto. Ahora, la religión es una materia optativa que ocupa una hora (a lo sumo dos) a la semana y la Iglesia ha perdido todo control sobre la enseñanza pública. De hecho, la situación de la materia de religión en nuestro país es exactamente la misma que la que tiene en la mayoría de los países de nuestro entorno (en los que no existió el nacional-catolicismo). 

En tercer lugar, intentar minusvalorar la religión como un asunto puramente cultural es otra simpleza. Si profesar una religión depende de dónde nace uno, lo mismo cabe decir del que profesa el laicismo. Todo, y no solo la religión (también la democracia, los derechos humanos, o el sistema métrico decimal), podría concebirse como algo que depende de la “geografía”. Y si, por el contrario, creemos que con la razón se pueden trascender los límites de la propia cultura, exactamente lo mismo podemos decir con respecto a la fe. De hecho, el universalismo humanista (tan opuesto al “tribalismo culturalista”) es, en gran medida, una doctrina religiosa secularizada. 

El primer argumento real que aparece en el artículo de Aranda es este: la fe, que es credulidad ciega, y que tiene que ver con creencias y dogmas no puede ser – se dice – parte del horario lectivo, y ha de circunscribirse al ámbito personal. Este es, de hecho, el principal argumento de los detractores de la materia de religión. Y depende de dos supuestos: (1) que hay materias absolutamente dogmáticas y no dogmáticas; y (2) que lo público ha de mantenerse alejado de todo dogma, pues estos pertenecen estrictamente al ámbito privado. Estos dos supuestos son falsos o, cuando menos, muy discutibles.

En primer lugar, todos los contenidos educativos tienen que ver, aunque no, desde luego, en el mismo grado, con creencias y dogmas: los humanísticos, los artísticos y los científicos. Ni el cientifista más iluminado (por la razón) podría mantener que la ciencia (por ejemplo) pueda construirse sin axiomas, postulados, supuestos, metáforas y visiones del mundo indemostrables y, por tanto, dogmáticas. No digamos de las humanidades o el arte. Un saber absolutamente crítico y libre de dogmatismo solo cabe encontrarlo (y de manera ideal) en la filosofía, aunque esta, y justo por eso, no llegue a ser nunca un saber, sino solo la pretensión de serlo... Además, y de otra parte, la religión no es solo dogma. Los teólogos también existen. Y razonan. No es nada fácil encontrar intelectuales con el nivel de sutileza y rigor lógico de los grandes teólogos que jalonan la historia del pensamiento occidental (y oriental).

En cuanto al segundo de los argumentos, la idea de separar lo público (las leyes e instituciones del Estado) del ámbito privado de las creencias y valores personales me parece una abstracción filosófica casi imposible de defender. A mi juicio, lo público no se funda en universalidades ideológicamente asépticas (¿existen tales cosas?), sino en sistemas preponderantes de creencias, valores e ideales, bien impuestos por un solo grupo u hombre (como en los regímenes despóticos), o bien resultantes de una gestión más compleja de la pluralidad ideológica, tal como ocurre en los estados democráticos. No se entiende, en este sentido, que las instituciones tengan que mantenerse en un imposible plano neutral con respecto a los valores y creencias de aquellos a los que gobiernan y representan. Una cosa es que la escuela pública, u otras instituciones del Estado, no manifiesten su preferencia por determinadas opciones políticas, ideológicas o religiosas, y otra, muy distinta, que no representen y en cierto modo administren (de modo equilibrado) la pluralidad de valores, ideales y creencias de los ciudadanos a los que educan y gobiernan.

Justamente el peligro de nuestras sociedades tan torcidamente modernas es haber relegado al ámbito privado las cosas que más importan: los valores y fines, el sentido de la vida individual y colectiva, la búsqueda de respuestas a los grandes interrogantes... Obviamente porque la ciencia, la única institución ideológica que el laicismo asocia típicamente a lo público, no puede responder a ninguna de esas inquietudes (ni, en general, a casi nada humanamente relevante). Y esto es, al contrario de lo que vulgarmente se piensa, lo que alimenta el fanatismo religioso. En la medida en que nuestros alumnos solo aprendan ciencia y tecnología (y cada vez menos arte, filosofía o incluso teología) buscarán en otro lugar, menos inmune al fanatismo que la escuela, la respuesta a las inquietudes humanas y espirituales que no puede aquietar la ciencia.

Estoy convencido, en suma, que la religión confesional tiene su espacio en la escuela pública igual que otras muchas asignaturas más o menos “doctrinarias” (y todas, en algún grado, lo son). La institución escolar no debe aspirar a una imposible asepsia ideológica. Todo lo contrario: ha de ofrecer la mayor pluralidad de ideas y creencias posible (tanta, al menos, como la que hay en la sociedad a la que sirve y, en cierto modo, representa). La única condición es que, a la vez, se dote a los alumnos de las herramientas y hábitos para someter todas esas opciones ideológicas a la reflexión y el análisis crítico.

Yo, al menos, creo mil veces preferible que mis alumnos católicos (o de la confesión que sean) reciban su formación religiosa en el instituto público en que trabajo —y junto al aula de filosofía (de manera que, a continuación, antes o después, podamos hablar y reflexionar libremente sobre lo divino y lo humano)— que en un templo alejado de ese foro, plural y crítico, que ha de ser, según yo lo veo, la escuela. Al “enemigo” dogmático (en la medida en que lo sea y lo haya) conviene, como a todo enemigo, tenerlo cerca…

Con algunas cosas (accesorias) del artículo de Alfredo Aranda puedo estar más de acuerdo. Está bien, por ejemplo, que la inspección educativa pueda evaluar el trabajo de los profesores de religión. O que se exija más transparencia en los procesos de selección de ese mismo profesorado. Pero es obvio que han de ser las autoridades eclesiásticas quienes establezcan el currículo y elijan a los profesores, tal como son las autoridades científicas las que diseñan los programas de las materias de ciencias y escogen a quienes han de impartirlos.

Por lo demás, y como ven, no coincidimos en nada. Como ya escribí en otra ocasión, prefiero la ilustración a secas (un movimiento, por cierto, que nunca fue antirreligioso) que el despotismo ilustrado. Es justo y democrático permitir que los que no piensan o creen como nosotros también encuentren su opción ideológica en la escuela pública, que ha de ser la de todos (y no tengan, así, que recurrir a la privada). Y es bueno y necesario promover que la gente, una vez bien informada y formada en todas las opciones posibles, crea lo que le venga en gana y le parezca mejor. Siempre que a mí o a otros nos permitan, también, tratar de mostrarles las ventajas de fundar sus creencias en razones – y de buscar racionalmente lo infundado más allá de toda creencia, empezando por las científicas –.

http://www.eldiario.es/eldiarioex/educacion/religion-escuela-laicistas-equivocan_0_603690494.html